some text
 

 

 



 








 



DESBORDAMIENTOS
LAURA MARTÍNEZ COSTA

El lenguaje de la obra exhibida, es la fusión entre escultura y pintura empleando para ello distintos materiales: cerámica, pintura acrílica, pintura en aerosol, cartulina, cartón, papel periódico, yeso,  elementos de uso cotidiano, (desechables  como cáscara de huevo, cierres de prendas de vestir, tela, gazas, elementos de plomería).

La serie pretende expresar como recurso estético una crítica social, política e histórica a la generación de subjetividades movidas y persuadidas por “dispositivos” que abrazan la lógica de un sistema que limita, regula y estructura modos de sentir, pensar y generar ideas de mundo sin alternativa –mundo cerrado al que corresponde un hombre unidimensional-.

La idea, desde un sentido filosófico, se ve materializada en la elección del recurso –híbrido-, (no es escultura y no es pintura),  así como,  en los materiales que rompen con lo previsto y recurrente en el arte plástico. Por lo cual, la trasgresión a la idea de “límites” se expresa en figura y fondo. 

En tanto supuesto filosófico, la propuesta estética es una “implosión revertida”, una obra que se expande exteriorizando colores-formas, ideas-emociones. Implosión que adquiere la forma plástica de explosión: un mostrar el reverso del proceso interventor de  la idea creativa dentro de un cuerpo. La acción creativa del cuerpo y pensamiento que se desfiguran en un “quiasmo” en el acto creativo y dejan su eco en la obra.  Ejercicio que no es más que “ver lo no visible”, “mostrar lo no mostrable”, mediante  la acción de “develamiento”, -quitar los velos-, de este modo, exponer la carnalidad del  proceso creativo.

El “develamiento” encuentra su provocación a través del intercambio de profundidad de campo por volumen, trazo por forma escultórica, figura por textura dando como resultado la constante interacción entre espacio - tiempo, idea - cuerpo, materia - forma.

Cada  obra que conforma esta serie expone una propuesta, en tanto,  ruptura frente a lo dado como única posibilidad de sentir y pensar la existencia. Quiebra, desde sus recursos y materiales la linealidad de una cosmovisión que se propone como irrevocable y única, provocando la suspensión del juicio y en consecuencia la urgencia de reflexión. Reflexión que parte de la pregunta por las condiciones de posibilidad de otro mundo, otro hombre, otro estar en el mundo,  en tanto, experiencia de libertad.

Laura Martínez Costa. Docente de la especialidad Filosofía, egresada del “Instituto de Profesores Artigas”, Montevideo, Uruguay. Licenciada en Enseñanza Media Superior por la SEP, título homologado. Aprobación de cátedra de nivel medio superior por UNAM.